Seleccionar página

NUEVA SEDE DE GARRIGUES EN SEVILLA

Año: 2010 – 2011
Estado: Construído
Ubicación: Avenida de la Palmera, 19 Edificio B, Sevilla
Tamaño 5.830m2
Programa: Oficina

Garrigues, la firma de abogados con más tradición y prestigio en España, ha promovido a lo largo de 2011 el traslado de su antigua sede corporativa en Sevilla, a un nuevo emplazamiento más emblemático dentro de la ciudad de Sevilla con el objeto de ampliar y renovar la imagen de sus instalaciones.

El edificio, situado en uno de los accesos principales de la ciudad, se encuentra en la avenida de la Palmera, arteria principal diseñada con motivo de la Exposición Iberoamericana del 1929. Formando parte de un complejo de oficinas diseñado en la década de los 80, y con una superficie aproximada de 6.000 m2 de sobre rasante y cuatro plantas altura, contaba con unos accesos, espacios públicos, distribución interior e imagen inadecuadas para las necesidades actuales de la firma en cuanto a funcionalidad y distribución del espacio, requiriendo de un nuevo acondicionamiento e incorporación de las últimas tecnologías constructivas e imagen acorde al perfil profesionalizado del despacho.

De esta forma surge el encargo a EDDEA del proyecto y obra llave en mano a precio cerrado, con limitación de plazo (Fast Track), incluyendo una auditoría previa del edificio a rehabilitar, redacción de proyecto, construcción, con equipamiento y mobiliario incluido, y dirección integrada de proyecto hasta la total terminación, legalización, puesta en funcionamiento del edificio y posterior gestión del mantenimiento.

En cuanto a las decisiones de diseño, al tratarse de un edificio de oficinas con una estructura muy presente tanto en el interior como en las fachadas exteriores, el mayor esfuerzo de la intervención ha consistido en la eliminación de aquellos elementos que impedían una lectura clara, bien de los accesos, como de las comunicaciones o los espacios. En este sentido, la intervención sobre el atrio de entrada se convierte en una de las operaciones más importantes de la rehabilitación, cediendo todo el protagonismo al espacio, a la luz y a la unificación de colores y materiales, para que a través de su escala se identificara la representatividad de la firma.

Por último, el programa se distribuyó priorizando el uso público de la planta de acceso, dedicando la mayor parte de su espacio a la recepción, atención de clientes, salas de reunión y espacios de actos y presentaciones. En el resto de plantas se concentran los espacios de trabajo, disponiendo los despachos cerrados perimetralmente a lo largo de las fachadas y dejando los espacios centrales para espacios de trabajo abierto, salas de apoyo, archivos y comunicaciones.

Lejos de buscar ser un simple lugar de paso, este centro cultural pretende interferir, con impacto positivo, en la vida de los ciudadanos, por lo que su espacio explora y refleja el vínculo entre lo social y lo artístico. Ello da pie a la creación de estancias para el ocio de los visitantes, más allá de las clásicas instalaciones museísticas: una tienda, zonas de información, salones de conferencias o una cafetería añaden valor a su oferta.

INFO

El edificio se concibe a partir de la propuesta ganadora del Concurso Internacional de Ideas, convocado en 2003, que tiene como base la conocida cárcel. Años más tarde, en 2010, Eddea se incorpora al proyecto con el propósito de revitalizar la zona a partir de la construcción de un edificio que favorezca
la creación de un entorno más ameno. Se busca, a su vez, que este espacio se convierta en un polo de atracción cultural y de ocio para la ciudad.

La ubicación de este museo, en uno de los distritos comerciales más estimulantes de la capital provincial y en la convergencia de dos de sus arterias, el Paseo de la Estación y la Avenida de Muñoz Grande, es estratégica, puesto que el tránsito de potenciales visitantes a este espacio es constante.

Para su construcción, Eddea se plantea una revaloración de la distribución de los espacios primitivos de la prisión mediante un nuevo concepto de edificio.

Se define el diseño de esta sede cultural de gran volumetría teniendo presente el espacio en el que opera. Se decide erigir en bloques su fachada, que llama la atención al visitante por su textura, realizada con hormigón ligero de fibra de vidrio, capaz de destacar cuando la luz se refleja en ella.
La ubicación de este museo, en uno de los distritos comerciales más estimulantes de la capital provincial y en la convergencia de dos de sus arterias, el Paseo de la Estación y la Avenida de Muñoz Grande, es estratégica, puesto que el tránsito de potenciales visitantes a este espacio es constante.

Para su construcción, Eddea se plantea una revaloración de la distribución de los espacios primitivos de la prisión mediante un nuevo concepto de edificio.

Se define el diseño de esta sede cultural de gran volumetría teniendo presente el espacio en el que opera. Se decide erigir en bloques su fachada, que llama la atención al visitante por su textura, realizada con hormigón ligero de fibra de vidrio, capaz de destacar cuando la luz se refleja en ella